Quién es goana

¡Hola!

Bienvenidx. Soy Ana y estoy encantada de tenerte por aquí. Si has llegado a esta página, probablemente es porque te interesa el diseño y desarrollo web.

¡Qué bien! Porque estoy deseando enseñarte todo lo que sé.  Llevo más de 10 años de experiencia aprendiendo a diario en este sector y concretamente desde 2013 trabajando en Squembri, Agencia Creativa en Granada y Málaga donde me encargo de la dirección de proyectos digitales. A diario, comparto proyectos y anécdotas con mis compañeros diseñadores, desarrolladores y comunicadores y te aseguro que es apasionante. Mi intención no es solo enseñarte todo lo que sé sobre el desarrollo web, sino acercarte al día a día en esta tarea donde en muchas ocasiones se trabaja con presión, pero con organización, pasión y conocimiento se convierte en un reto emocionante lleno de objetivos por cumplir.

Pensando en web ha pasado por diferentes fases. Comenzó en el año 2009 como un blog personal cuando empezaba de manera autodidacta a estudiar desarrollo web. Ese mismo año acabé la carrera de Bellas Artes en Granada que en el último curso compaginé con un ciclo superior de Gráfica Publicitaria. Estos estudios me ayudaron a asentar la base que necesitaba para adentrarme en el desarrollo web. Tenía los conceptos claros y era hora de aplicarlos.

Y así nació este blog. Empecé a trabajar en una empresa como front-end sin casi tener ni idea de lo que hacía cuando me contrataron. Trabajaba de sol a sol y cuando llegaba a casa me ponía a estudiar para estar a la altura en el curro al día siguiente. Lo hacía con mucho entusiasmo, no me pesaba, pues cada día aprendía algo nuevo y me ayudaba a demostrarme a mi misma y a mis jefes que podía con el reto tan grande que tenía ante mi, ya que en esa empresa, era yo el único perfil front-end.

Al cabo de un año y medio, la empresa cerró por incompatibilidad entre sus socios y a mi no me quedó otra que volver a buscarme la vida. Y me metí en un reto más grande si cabe. Montar mi propia empresa de desarrollo web. Goana | Desarrollo web. Estuve un año trabajando desde casa, otros tantos meses en un co-working y al tiempo, Ángel, hoy mi jefe y amigo me hizo un hueco en su empresa, donde actualmente trabajo, Squembri. Estuve cerca de dos años trabajando como autónoma. Tenía mucha cantidad de trabajo, tanto que necesité contratar a una chica, también de mi mismo perfil: front-end. Ya entonces, no solo tenía que sacar trabajo adelante, también me reunía con clientes, hacía presupuestos, facturaba y por si fuera poco, impartía clases de diseño y desarrollo web en Escuela Arte Granada. Siempre sin olvidarme de ir alimentando este blog, con todo lo que iba aprendiendo día a día.

Al tiempo cerré una etapa con Goana. No por falta de trabajo. Mi compañera tuvo que marcharse por motivos familiares y yo me vi sobresaturada de trabajo y sola. Y fue entonces cuando Ángel me invitó a entrar en la familia Squembri. Terminé el ciclo que impartía y todos los proyectos en los que estaba involucrada. Muy contenta por todo lo aprendido y más porque empezaba otra con mucho entusiasmo. Ángel me había ofrecido encargarme de un departamento de desarrollo en Squembri para hacerlo crecer. Todo un desafío.

Hoy en día, somos cuatro personas en el equipo web. Ha cambiado muchísimo la forma de hacer páginas desde entonces, cuando empecé, en el año 2009. Y muchos de mis posts en este blog han quedado obsoletos. Así que me he puesto manos a la obra y no solo voy actualizando las entradas para estar al día, sino que ha cambiado el concepto de este proyecto. Quiero que aprendas a iniciarte en el desarrollo web con una base sólida, desde toda la experiencia que puedo y quiero aportar. Enseñándote metodologías, recursos y técnicas que he ido adquiriendo y limando a lo largo de los años y que nos ha ayudado a crecer y a realizar proyectos grandes para empresas grandes.

Si no sabes por donde empezar, te recomiendo que leas este artículo dónde te explico cuáles son los pasos fundamentales para crear una web de manera profesional. ¡Espero tus comentarios!

Gracias por llegar hasta aquí. Para mi es un placer.